Historia de la Fotografía Deportiva – Parte III: La Era Digital

Historia de la Fotografía Deportiva – Parte III: La Era Digital

00110001 00110000

Uno y Cero (1/0), son los únicos dos caracteres útiles y valederos para el lenguaje digital.  Estos pasarían a destronar, en pocos años, todos los métodos analógicos en la gran mayoría de tecnologías.

La tecnología fotográfica no fue la excepción.

Canon, siendo uno de los grandes patrocinadores de los Juegos Olímpicos, se puso como meta implementar por primera vez la tecnología digital en Los Ángeles en 1984.

Canon D413, prototipo usado para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984.

Para esa ocasión se hicieron las primeras pruebas con un prototipo, la Canon D413 que utilizó tres circuitos CCD (Charged Coupling Device) para generar fotografías digitales a color, de 0.40 megapixeles.

La cámara estaba conectada a un teléfono celular para automovil, y transmitía una imagen en 30 minutos.  No solo era el génesis de la era digital en los deportes, si no también ya se incorporaba en el sistema la “conectividad” (también digital) para brindar inmediatez al asunto.

No era el primer intento de tecnología fotográfica digital, pero si fue la primera aplicación directamente en deportes.

La Tecnología al alcance de todos

Poco a poco las grandes marcas hicieron estudios y desarrollos para posicionarse en este nuevo mercado, que no solo estaba abierto a profesionales si no también al público en general.

Sony Mavica FD91 (del año 1999).

Desde 1981 Sony lanzó su primera cámara Mavica (por Magnetic Video Camera) pero aún no era puramente digital, hasta la década de los noventas cuando las Digital Mavica fueron puestas a la venta al consumidor.

Estas cámaras en lo particular no ofrecían las características técnicas necesarias para incursionar al mundo de la fotografía deportiva, pero eran un previsor de lo que se venía: el fin de la era analógica.

El Siglo XXI

Para el Mundial de la FIFA en Francia en 1998 eran muy pocas cámaras digitales las que se usaban oficialmente, dado que la resolución de las imágenes aún no era de tal calidad para usarse en publicaciones.

Los fotógrafos en ese entonces aún disparaban en película y tenían un equipo de revelado portatil o se lo entregaban in-situ a FUJI (patrocinador de FIFA) para su revelado.  Luego se hacía un scan de la imagen y se procedía a transmitir.  Si mucho, en 45 minutos ya los cables de noticias tenían las imágenes en su poder.

Esta fotografía del vuelo de Zinedine Zidane anotando en la final del Mundial de la FIFA Francia 98, tardo por lo menos media hora en ser publicada.

Una eternidad considerando los estándares modernos.

En cuestión de dos años, para los Juegos Olímpicos de Sydney en el año 2000, si no usabas digital, no estabas “en la jugada”.  La revolución digital llegó con el cambio de siglo.

Tecnologías complementarias

Desde los años sesenta se iniciaron los primeros desarrollos del uso de radio controles para disparar cámaras remotamente.  Pero llevo casi cuarenta años que estas tecnologías fueran disponibles para la fotografía en general y la fotografía deportiva fue célere en usarlas.

Las agencias noticiosas y fotógrafos de deportes aprovecharon esto para colocar cámaras en posiciones novedosas y experimentar con ángulos jamás vistos.

Final Lanzamiento de Disco en Londres 2012 por
by Pavel Kopczynski para Getty Images.

Por ejemplo cámaras justo atrás del arco de fútbol, en posiciones cenitales viendo toda la cancha de basquetbol o inclusive tomas desde bajo de agua pasaron a ser comunes gracias a los radio transmisores.

Citius, Altius, Fortius

Estas tres palabras en latín son el motto Olímpico y se traducen a Más Rápido, Más Alto y Más Fuerte.  Y en contexto, así ha sido el proceder de la fotografía deportiva durante los últimos 20 años.

No solo las cámaras se han vuelto más poderosas en cuanto a los disparos por segundo capaces y a la calidad de los sensores se refiere; si no que se han desarrollado nuevas tecnologías en paralelo para hacer la experiencia mas inmersiva para el público.

Usain Bolt en la foto más representativa de su carrera, hecha por Cameron Spencer para Getty Images en las Olimpiadas de Rio 2016.

Fotografías con cámaras compactas, captadas desde el punto de vista del atleta; cámaras montadas en mecanismos robóticos subacuáticos; o sistemas de cámaras que capturan la acción circunferencialmente ofreciéndonos el efecto “bullet time” son usadas todos los días en eventos deportivos en todo el planeta.

El fotógrafo Al Bello de Getty Images colocando cámaras en Rio 2016.

Inclusive existen hoy día cabezas motorizadas que cualquiera puede adaptar a su teléfono celular o cámara y que siguen la acción automáticamente.  O drones que uno puede programar para que hagan panorámicas aéreas siguiendo autónomamente digamos a un pelotón de ciclistas.

Disparo de Michael Phelps realizada por Al Bello en Omaha, Nebraska, previo a los juegos en Rio 2016.

Estos son tan solo dos ejemplos de tecnologías que cualquiera, asi es, cualquier persona puede usar para diversión o en un plano profesional.

La presión ahora, al máximo

Al mencionar presión, no nos referimos a los atletas.  La presión esta ahora sobre los fotógrafos deportivos en brindar fotos que se sientan y sean novedosas.  La competencia por tener el mejor disparo ahora es grandísima.  La cantidad de profesionales en eventos deportivos es evidente al ver las fotos del ejercito de fotografos, tratando de hacer disparos diferentes de la misma acción.

Diego Ordoñez and Jorge Alvarez montan sus motocicletas de enduro en la cima del volcán Acatenango por JJ Marroquin (2018)

Todos buscan hacer esa foto que nunca antes alguien ha hecho.  Es aquí donde el fotógrafo moderno de deportes adopta niveles artísticos y pone en práctica técnicas prestadas de otros géneros fotográficos.  Es común ahora ver estilos de fotos novedosas como paneos surreales o congelar acción utilizando poderosisimos flashes a distancia en locaciones inaccesibles.

Todo para obtener la siguiente mejor foto.

Franz Luna (GUA) durante la serie contra Bolivia en la 2019 Copa Davis en Ciudad de Guatemala por JJ Marroquin.

La inmediatez de la fotografía

Ahora en los grandes eventos deportivos todas las cámaras en la arena o el estadio, están conectadas vía wifi o cables de red, desde cualquier punto hacía un cuarto de editores fotográficos.

Fotógrafos en durante el Mundial de la FIFA Alemania 2006.

Estos, ya sea en el recinto o en una locación remota, están seleccionando y haciendo una posproducción mínima al material de forma inmediata.  Como van saliendo las fotos de la cámara las van recibiendo.  Muchas veces, los fotógrafos no se enteran que han hecho un monumental disparo hasta después de finalizado el evento.

Ahora son los editores la primera línea de visualización y selección y en cuestión de 3 minutos, a diferencia de los 45 minutos en promedio hace 23 años, la fotografía ya esta dando la vuelta al mundo.

El factor más importante…

Para la semifinal entre Croacia e Inglaterra en el Mundial de la FIFA de Rusia en el 2018, el fotógrafo salvadoreño Yuri Cortez aparte estaba en posición y tenía su equipo listo.  El equipo Croata fue a celebrar justo en frente y en el ímpetu cayeron sobre él.

Yuri Cortez de AFP, en el suelo, aún disparando con su lente angular.

El como buen fotógrafo tenía listo un cuerpo con gran angular y nunca dejó de disparar.  Las fotos puede que no resultaron las mejores pero si fueron de las más recordadas y curiosas de ese certamen.

Una de las fotos de la secuencia lograda por Cortez, de las más memorables del Mundial de Rusia 2018.

Esto demuestra que al final, no importando la tecnología o preparación, el mejor ángulo y disparo siempre va a estar a merced de la suerte.

 

 

Previous post
Historia de la Fotografía Deportiva - Parte II: El Siglo XX
Next post
Consejos para un fotógrafo de eventos - Parte I

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
SHARE

Historia de la Fotografía Deportiva – Parte III: La Era Digital