Soy un llorón

Soy un llorón

Soy una persona muy sensible y fácilmente lloro o me rio donde otros simplemente no sienten nada.  Me gusta escuchar a la gente cuando le quitan el candado a la puerta que me impide ver hasta adentro, hasta el alma y sus emociones.  No soy psicólogo pero nuestro trabajo no se puede hacer sin tener un poco de ese oficio.

Acostumbrado a “usar” a l@s modelos para fotografía fashion por más de 20 años, uno se vuelve algo frío, por no decir despiadado.

Estando sentado en un casting para una producción hace un tiempo llegué a pensar que desarrollamos (los que trabajamos en publicidad) una triste capacidad de descartar personas con solo verlas por 15 segundos – o menos- y eso lo odio de mí mismo. Por eso amo hacer retratos.  Es algo muy honesto y eso me hace sentir bien.

¿Qué importa el balance de blancos cuando los ojos te cuentan una historia que te parte el corazón?

¿A quién le importa el ISO cuando la persona llora frente a tu cámara y te cuenta lo que ha vivido y el rechazo que siente por ser como es?

Por supuesto la composición, el lente correcto y la iluminación hacen que la fotografía sea un pedazo de papel valiosísimo, pero nada se compara con escuchar y apreciar el valor que tienen unos 5 minutos de una conversación sincera que quizá nunca más se vuelva a repetir.

Exhorto, golpeando la mesa con el puño cerrado, a que seamos humanos más humanos cuando tomemos una cámara en la mano y le demos dignidad a las personas que tenemos de frente.  Ya sea que tengan ropa o estén totalmente desnudos, qué importa si son blancos o negros; lo que importa es el valor que tienen por ser lo que son: Seres humanos.

Por: Eduardo Quintero.

Previous post
Génesis de Salgado
Next post
Fotoperiodismo vs. Fotografía Documental

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
SHARE

Soy un llorón