¿Por qué nos gustan los retratos?

¿Por qué nos gustan los retratos?

Un recorrido veloz desde los retratos más antiguos hasta el Facebook.

En esta publicación abordaremos tres razones por las que nos atraen y estimulan nuestro cerebro el hacer y ver imágenes de retratos.

1.Las imágenes de retrato nos ayudan a recodar

Cuando observamos dentro de las casas retratos de familiares colgados en la pared, adornados con marcos llamativos nos invitan a preguntar: ¿Quién es el que aparece en la foto? Hace un tiempo, estuve haciendo un trabajo fotográfico que recopilaba testimonios de sobrevivientes del sitio de Leningrado durante la segunda guerra mundial.

Retrato de sobrevivientes del sitio de Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial. Foto: Freddy Murphy

Recuerdo con mucha claridad la historia de una persona que entrevistamos en San Petersburgo, Rusia. Ella nos decía que uno de los lujos que más anhelaban en su generación era el viajar a España para hacerse un retrato fotográfico de alta calidad.Mira más retratos de los testigos del sitio de Leningrado.

Cada persona guarda como tesoro especial los retratos de los familiares que ya no están con nosotros. El recuerdo de esa persona amada queda reducido a una imagen que se va desgastando, mientras se mantiene viva en la memoria.

La señora que entrevistamos se toca el anillo al recordar a su esposo mientras sostiene una foto familiar en su regazo. San Petersburgo, Rusia. Foto: Freddy Murphy

Usamos este recurso de la imagen como auxiliar de la memoria desde el inicio de la civilización. Los primeros retratos fueron esculturas en las cuales observamos en los cráneos encontrados en Jericó, el intento de recrear los rasgos del difunto con yeso y los ojos con conchitas. De esta forma tenemos hoy en día datos de personas que murieron hace mas de 9,500 años.Conoce más de los cráneos encontrados en Jericó.

Una exposición temporal en el Museo Británico de Londres permite descubrir el interior de este cráneo neolítico y muestra una reconstrucción del rostro de una persona que falleció hace 9.500 años.

En el presente seguimos usando el valor de representación de la imagen por medio de la fotografía o el video para recordar un acontecimiento importante en nuestra vida, como la boda entre otros eventos.

2. La imagen constituye una de las formas más efectivas de comunicación

En Grecia

En el arte en Grecia fue utilizado el retrato en las monedas para otorgar a una ciudad estado un prestigio frente a otra que no era capaz de producirlas. De esta forma, los griegos comunicaban la importancia de las ciudades usando su imagen en las monedas y todos los ciudadanos lo entendían.

Cabeza de Atenea a la derecha, con casco adornado de rama de olivo de tres hojas. Reverso: AΘE (Atenas). Lechuza de pie a la derecha y mirando al frente; en el campo delante de una  luna menguante y rama de olivo con dos hojas y un fruto; dentro de un cuadrado.

En general, la interpretación ideográfica en Grecia está influida por el carácter mítico-religioso y la simbología de las ciudades como dominante de su temática.

Hoy en día es impensable enviar una hoja de vida sin incluir un retrato profesional de la persona a quien pertenece esta información.

En Roma

Esta moneda tenía un peso aproximado de 3,5 gramos. En su anverso podemos ver la cabeza laureada del emperador Tiberio, a la derecha su leyenda TI CAESAR DIVI AVG F AVGVSTVS, que significa Tiberio César hijo del divino Augustos.

Las cosas en Roma eran diferentes, para ellos la imagen de las monedas y medallas están motivadas por el poder político en la persona que lo encarna, y de aquí las motivaciones de los importantes retratos sobro todo de los emperadores romanos.Esta temática motivada por el poder, es también extensible a los derivados intereses y necesidades del mismo imperio. Se centra  en la representación del hombre que lo rige.

Más adelante en el tiempo

Adelantémonos en el tiempo y recordemos ¿Quién podía pagar un retrato hecho por un artista?. Sin duda eran personas que pertenecían desde una clase acomodada hasta la aristocracia. Fue con la invención de la fotografía que se hizo accesible el retrato de las masas en el siglo XIX. Los estudios de fotografía se multiplicaron en las ciudades, algunos producían más de 500 placas diarias.

1858 de Disderi. Muestra al príncipe Lobkowitz en diferentes poses, incluidas un atuendo nada convencional.

Poseer un retrato se popularizó aún más con la Carta de visita. Invención de Disderí en 1854 que consistía en colocar múltiples ópticas y obtener de una placa 8 exposiciones. Las cartas de visita eran impresas en papel y el costo de reproducción era muy económico, su atractivo era el uso de atrezos que proporcionaba una imagen teatral y elegancia al sujeto. En el uso de las cartas de visita se hizo común entregar una imagen idealizada de uno mismo que le daba a la persona un aire de relevancia en la sociedad.

Album de carta de visita para colocar en la sala de la casa.

Coleccionar estas cartas de visita con personajes famosos era una forma de presumir amistades, similar al sentimiento que produce coleccionar amigos en Facebook.  Por cierto, nadie coloca conscientemente una foto de perfil en las redes sociales si no le gusta su aspecto, en otras palabras no comunica la información deseada.

3. El cerebro esta diseñado para reconocer rostros.

Nuestro cerebro cuenta con una red cerebral especializada en el reconocimiento facial que permite detectar un rostro determinado en menos de 100 milisegundos (¡Menos de un parpadeo!).Bebés de 1 a 3 días poseen una habilidad muy eficaz para reconocer una cara y discriminarla de otra. A menudo somos consientes de la complejidad de nuestras habilidades cuando algo va mal.

El Caso de Chuck Close

Chuck Close está considerado uno de los artistas norteamericanos más importantes del arte contemporáneo. Su trabajo adquiere otra dimensión al saber que sufre de prosopagnosia que se caracteriza por la incapacidad de reconocer rostros que nos son familiares, incluso llega a niveles de no reconocerse cuando se observa a sí mismo en un espejo.

Conoce más de la prosopagnosia en un reportaje de la BBC.

Artista Chuck Close posando frente a su retrato de joven.

Su técnica consiste en pintar retratos en formato gigante usando una cuadrícula para ampliar la dimensión de una foto.

Conoce más de los retratos de Chuck Close.

Nuestros rostros son la huella dactilar mas visible, rasgos que aprovecha la tecnología de reconocimiento facial.

Fuentes:

Campany, David. (2013). Fotografía, Toda la Historia.Barcelona. Editorial Blume

Porta de Lama Noriega, José Ma. (2001). La Medalla como sentido de una arte Experiencia de una Expresión Creativa. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

Manes, Facundo. Y Niro, Mateo. (2015). Usar El Cerebro: Conocer nuestra mente para vivir Mejor. España. Paidós.

 

Previous post
El infortunio como materia del arte
Next post
¿Cómo desarrollar tu ojo artístico?

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
SHARE

¿Por qué nos gustan los retratos?