Fotoperiodismo vs. Fotografía Documental

Fotoperiodismo vs. Fotografía Documental

Ya lo indica el dicho, una imagen vale más que mil palabras.  Por lo que es fácilmente comprensible que reportajes de prensa utilicen fotografías como complemento.  Sin embargo, muchas veces se confunde la fotografía documental con el fotoperiodismo, pues realmente la línea que divide estas dos ramas de la fotografía puede ser bastante tenue.  Así que ¿cuál es la principal diferencia entre una y la otra?  Esperamos poder aclararlo acá de una forma breve.

Existen varios géneros periodísticos, entre los cuales encontramos el fotoperiodismo.  Los reporteros gráficos se distinguen por buscar esa única imagen que les permita narrar una noticia.   Desde que el Daily Grapchic de Nueva York en el año de 1880 publicara por primera vez una instantánea, los periódicos no han dejado de utilizarlas en sus informaciones.  Sin embargo, muchas veces solo se dirigen al momento concreto. No dan más explicaciones del contexto ni de las consecuencias de ese evento.

Scene in Shantytown, New York. Publicada el 4 de marzo, 1880 en “The Daily Graphic”

 

Las características fundamentales de la fotografía periodística son la actualidad, la objetividad, la narración y la estética, y debe basarse con rigor en la veracidad y la precisión.  Es lo que está sucediendo en ese momento, en las noticias que van a conmocionar a la población.

 

James Nachtwey, trabajando en Sudáfrica.

 

Lucian Perkins – Ganó el Premio Pulitzer en 2000 por esta imagen.

 

Por otro lado, la fotografía documental va más allá, y esta es una de las principales diferencias. Tiene una profundidad de la que el fotoperiodismo carece. Se trata de una serie de fotografías que retratan una situación social de un grupo determinado y sus formas de vida. Es  documentar el día a día de alguien o algo con un fin específico. En la fotografía documental se busca las causas y las consecuencias de lo que está retratando. No se queda solo en la noticia.

Dorothea Lange – Migrant Mother

Captura el antes y el después; la vida de la gente; los momentos cotidianos; el día a día.  Diferentes elementos que componen un conjunto, una historia común.

Sally Mann – Candy Cigarette

 

Walker Evans – Barber Shop

 

Al final, ambas buscan ilustrar la realidad que está ocurriendo.  Muestran a su público lo que está sucediendo fuera de la burbuja en la que viven. El objetivo primordial de ambas finalmente será abrir los ojos a la gente. A veces se consigue. Otras veces, estas fotografías quedan en el olvido a pesar de que narran una situación igualmente dura.

 

Por:  José Pablo Martínez

Previous post
Soy un llorón
Next post
¿Quieres ser un buen fotógrafo? deja tu cámara a un lado

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
SHARE

Fotoperiodismo vs. Fotografía Documental