Consejos para un fotógrafo de eventos – Parte IV

Consejos para un fotógrafo de eventos – Parte IV

Ahora quiero compartir algunos consejos para aplicar después de haber realizado la cobertura del evento.

Es muy importante descargar las fotos lo antes posible. Incluso el mismo día al llegar a casa o en cuanto se llegue a la oficina. He escuchado casos que por no hacer este paso, luego la tarjeta de memoria se “extravió”, o días después se formateó o se borraron las fotos pensando que sí las había descargado antes.  ¡Eso sí que es meterse a un gran problema por un pequeño descuido!

Igual de importante es hacer una copia de Back-up de las fotos en caso el disco duro principal falle.

Que no te suceda esta situación. Descarga tus fotos cuanto antes y siempre recuerda hacer una copia de respaldo.

En mi caso este es el procedimiento que sigo:

Mi cámara toma fotos con dos tarjetas de memoria a la vez. Utilizo una para grabar las fotos en formato RAW y la otra en JPG alta resolución.   Al llegar a casa dejo la tarjeta con fotos JPG, guardada en un lugar seguro. Y al llegar al Estudio, generalmente en día lunes, descargo las fotos RAW de la otra tarjeta en un NAS (Network Attached Storage). Este equipo es una especie de Servidor, que contiene dos discos duros los cuales trabajan simultáneamente. Toda información que guardes en el NAS se copia idénticamente en ambos discos. Y en caso uno de estos discos duros falle, está el segundo con el cual puedes seguir trabajando sin problema.

Un sistema NAS es una muy buena opción para almacenar tus fotografías y te permite crear fácilmente copias de respaldo.

¡Pero ojo! que realmente un NAS por sí solo no es un sistema de Back Up, pues si borras por error algo, esta información se borra en ambos discos. O bien, si un archivo digital se corrompe, esto pasará en ambos discos, ya que prácticamente son una copia espejo una de la otra.

Para hacer un verdadera copia de respaldo de las fotos, tengo un tercer disco duro externo que está conectado por un cable USB al NAS. Y el mismo software del NAS está programado para realizar una copia de respaldo todos los días de aquella información que haya cambiado en el NAS. De esta forma va quedando una copia de todas las fotos nuevas que descargo y luego también de las fotos que voy editando diariamente. Realmente tener un NAS es una buena inversión que vale la pena hacer. Es muy muy fácil de utilizar y de programar. No requiere mayores conocimientos de computación para poderlo hacer.

Posteriormente, cuando ya tengo todo el evento editado, paso las fotos RAW a archivo JPG en alta resolución, e inmediatamente las subo a la nube a un servicio que me permite compartir a la vez estas fotos con los clientes.   De esta forma tengo una copia más de respaldo de las fotos, y en este caso el trabajo final ya editado.

En la medida de lo posible nunca formateo o borro las fotos de las tarjetas de memoria hasta que los clientes vieron ya sus fotos y me comentan que todo está OK. Esto puede ser hasta 5 – 6 semanas después del evento.   Por lo que sí debo de tener una suficiente cantidad de tarjetas de memoria, para siempre tener disponibles para cubrir cualquier evento.

Todo esto puede parecer algo exagerado (tener hasta en 5 lugares distintos copia del las fotos de un evento) y hacer todo esto puede tener un costo alto, pero créanme que esto da una tranquilidad tremenda el saber que estoy minimizando la posibilidad de perder las fotos irremplazables de los clientes.

Otros consejos:

Obviamente no entrego a mis clientes todas las fotos que tomo. Todo evento pasa por un “filtro” en donde descarto aquellas fotos que son muy repetidas, o la gente sale con los ojos cerrados, o no en su mejor expresión, o también hay que decirlo, son fotos mal tomadas, sobre o sub expuestas, fuera de foco, movidas, etc.

Entonces las fotos finales que sí pasan el filtro y son entregadas al cliente, son renombradas con un número correlativo (Foto 001, Foto 002, Foto 003…). Nunca entrego las fotos con el nombre original que le coloca la cámara. Esto para evitar que alguien pueda preguntar por aquellas fotos que hacen falta. No es que le quiera esconder algo al cliente. Pero pienso que enseñarle todas las fotos es solamente abrir una puerta para que el cliente empiece a cuestionar el trabajo que hacemos y posiblemente crear algún descontento. (Importante: En mi Contrato de Servicio, el cual los clientes leyeron y aprobaron antes del evento, está estipulado que se realizará el procedimiento anterior del filtrado de fotos. Por lo que realmente no podrían exigir que se les muestren todas las fotos. Todo marcha bien si tenemos una comunicación clara y efectiva con ellos).

Un cliente satisfecho es la mejor publicidad que uno puede tener. Entonces debemos de hacer todo lo posible por lograr y superar las expectativas de ellos.  Esto lo podemos hacer de varias formas. Acá algunos ejemplos:

  • Entrégales unas fotos en archivo digital lo antes posible (el mismo día o al día siguiente del evento). Ellos las compartirán en sus redes sociales y lógicamente es buena publicidad para ti.
  • Si ofreciste entregar todas las fotos, digamos en 4 semanas después del evento, entrégalas entonces en 3 semanas. Antes de tiempo.
  • Si ofreciste entregar 200 fotos, por decir un número; dales entonces 250 fotos.
  • En el caso de una Boda, cuando entregues las fotos impresas, entrega dos ampliaciones adicionales 5×7 ó 8×10 de sorpresa, y diles que son para que ellos regalen a sus papás. Son los mejores 30 – 40 Quetzales que puedes invertir. Todas las familias quedarán muy contentas y seguramente te volverán a llamar para que los acompañes en un futuro evento.

Bueno, espero que esta serie de consejos compartidos en las 4 semanas anteriores sean de alguna utilidad. Siempre queda abierta la sección de comentarios y puedes escribir cualquier tema que te gustaría que abarquemos en futuras publicaciones.

Previous post
Consejos para un fotógrafo de eventos - Parte III
Next post
Lanzamiento del libro Black and Water

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
SHARE

Consejos para un fotógrafo de eventos – Parte IV