Consejos para un fotógrafo de eventos – Parte III

Consejos para un fotógrafo de eventos – Parte III

Esta semana quiero compartirles algunos consejos que pueden ayudarles durante la cobertura de un evento.

El orden es tu mejor amigo.

Cubrir una boda o un evento similar es una labor en la que generalmente no hay tiempo que se pueda perder. Todo sucede tan rápido y siempre hay algo ocurriendo que es necesario tomarle foto. Es por esto que el ser ordenado nos puede ayudar bastante en muchos aspectos, para minimizar perder el tiempo.

Por ejemplo:

En el maletín de tu cámara, asigna un lugar fijo para cada cosa. Estos maletines generalmente tienen muchas divisiones, compartimientos, bolsas, etc. En mi caso, siempre coloco los objetivos (lentes), cámara principal, cámara de back up, flashes, cada uno en su lugar correspondiente. Así cuando quiero cambiar de objetivo, por ejemplo, ya se donde ubicarlo rápidamente y no tengo que estar buscándolo dentro de todas las otras cosas que llevo en el maletín. Lo mismo sucede con las baterías de las cámaras y de los flashes, y las memorias. Todo ya tiene un lugar asignado.

Las baterías de los flashes, cuando están frescas y con toda la carga, siempre las guardo en su estuche con el polo positivo hacia arriba. Las baterías ya usadas y sin carga, las guardo en orden alterno (tal como las saco del flash), y en otro compartimiento de mi maletín. Así no cometo el error de colocar un juego de baterías dos veces.

Lo mismo hago con las memorias de la cámara. En el estuche en que las guardo, coloco las memorias que están en blanco con la etiqueta hacia el frente. Y las memorias ya usadas, con la etiqueta hacia atrás.

Hay que aceptarlo, en Guatemala, y realmente en cualquier ciudad del mundo, uno nunca está totalmente libre de ser asaltado o que le roben el equipo fotográfico. Por lo que siempre recomiendo hay que evitar “hacer mandados” o parar a echar gasolina cuando uno lleva el equipo en el carro. Es lamentable que sucedan estos casos, pero ya ha ocurrido en más de una ocasión que me llaman de emergencia para saber si puedo ir a cubrir un evento en ese mismo momento porque al fotógrafo le abrieron el carro y le robaron el equipo.

Hay también una leyenda urbana en Guatemala, pues nunca he podido comprobar si esto fue cierto, pero dicen que a un fotógrafo después de haber terminado una sesión de fotos post boda, cuando iba de regreso a la ciudad capital, le atravesaron un vehículo obligándolo a detenerse. Se bajaron dos personas a asaltarlo y directamente le pidieron el equipo fotográfico. Dentro de la cámara iba la memoria con todas las fotos de la sesión, la cual se tuvo que repetir tiempo después.

Sea o no cierto esto, no está de más tomar precauciones. Al terminar de cubrir un evento, saca la tarjeta de memoria de la cámara y colócala en un estuche que lleves contigo en tu bolsillo. En caso de un incidente como el anterior, entrega el equipo (como dicen, lo material siempre se repone) pero al menos no pierdes las fotos, que esas sí son irremplazables. Por supuesto, ¡ten todo el cuidado de no extraviar la tarjeta de memoria! Por ello, yo llevo mi estuche con mis tarjetas de memoria junto con un ganchito el cual sujeto al bolsillo de mi pantalón, para evitar que lo deje botado por accidente.

Me han preguntado otros amigos fotógrafos que hago con mi maletín con todo mi equipo cuando hago la cobertura de la fiesta. Pues durante muchos años, al llegar inmediatamente al salón de la recepción, yo “escondía” mi maletín debajo de la tarima donde cantan los músicos que amenizan la fiesta. Hacía esto, hasta que un día uno de los propios músicos me dijo que no era los más conveniente ya que muchas veces, las personas que ayudan a montar la tarima se quedan ahí abajo toda la noche, descansando y esperando a que termine la fiesta para luego hacer el desmontaje. (En más de una ocasión, sí he visto a esas personas ahí abajo). Y que aprovechando la oportunidad, podían sacar algo de mi maletín.

Desde entonces lo que hago es todo lo contrario. Dejo el maletín en un lugar más visible, por si alguien quiere sacar algo, pues se le complique al menos un poco más. Llego a la fiesta y saludo a la persona encargada de la consola de sonido y luces y le aviso que voy a dejar mi maletín, trípode y stands de luz ahí. Como diciéndole a la vez, “cuídamelo por favor”. Como una pequeña medida de prevención más, sujeto el maletín con una de las correas que trae para cargarlo a una de las columnas de la estructura que usan para las bocinas o luces. Afortunadamente, después de muchos años, nunca he tenido ninguna mala experiencia en que me roben algo de mi equipo. Sigo cruzando los dedos para que esto continúe así.

Si alguien tiene algún consejo o comentario sobre este tema que desee compartirnos, puede hacerlo abajo dejando su aporte. Esto puede ayudarnos a todos.

Cambiando mejor el tema a uno más positivo…

Otro consejo que puedo darles es que al llegar a la Iglesia o lugar de la Ceremonia, trato de acercarme al Cura o Pastor y me presento indicándole que voy a estar tomando las fotografías de la ceremonia. Y le pregunto si tiene alguna indicación o recomendación al momento de hacer la cobertura. Esto siempre causa una buena impresión y muchas veces son más flexibles y hasta le permiten a uno acercarse más o dejar un espacio libre para poder tener mejor ángulo para tomar las fotos al momento de los votos de matrimonio y entrega de anillos.

Algo que nunca se debe hacer, y es lo que generalmente me responden cuando les hago la pregunta que mencionaba, es que por respeto, no hay que subirse al altar ni tomar fotos durante el momento de la Consagración en la Misa. También siempre evito atravesarme por el frente para cambiar de lado en la Iglesia. Busco el momento adecuado y voy hasta la parte de atrás de la Iglesia, donde aprovecho a hacer unas tomas.

Una lectora de este blog me consultaba sobre cómo vestir para hacer la cobertura. La regla general es siempre vestir de forma elegante, pero a la vez que te sientas cómodo. La mayoría de fotógrafos vamos vestidos de color negro, pues es un color que siempre se ve formal y pasa sin llamar la atención. Yo siempre llevo una camisa formal y corbata. En algunas ocasiones, en los eventos de medio día y al aire libre no llevo saco porque sí se vuelve incómodo por el calor. Una de las cosas más importantes, es llevar unos zapatos que te resulten cómodos, pues prácticamente pasamos de pie y constante movimiento por más de 8 horas. Otro consejo, evita estrenar zapatos en un evento. Úsalos al menos un par de veces antes, para que no estén tan duros. Tus pies te lo agradecerán luego.

La próxima semana cierro esta serie de publicaciones con consejos a tomar en cuenta después de la cobertura del evento. Nuevamente queda abierta la invitación a que hagan cualquier consulta sobre algún tema o duda que les gustaría que comentara.

Previous post
Consejos para un fotógrafo de eventos - Parte II
Next post
Consejos para un fotógrafo de eventos - Parte IV

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
SHARE

Consejos para un fotógrafo de eventos – Parte III